De cómo dejar de ser adolescente y morir en el intento

12 Dic

buenoslimpiosReseña de Buenos, limpios y lindos de Vera Fogwill

Por Daniela Chueke

La primera novela de Vera Fogwill, Buenos, limpios y lindos, editada por Seix Barral nos alerta a jóvenes y adultos sobre los peligros de quedar atrapados en la adolescencia.

La obra reúne condiciones de fábula moralizante, aunque no tenga la mínima pretensión de enseñarnos nada. Pero es lo que hace a fin de cuentas: nos alerta a todos, jóvenes y adultos, sobre los peligros de quedar atrapados en la adolescencia. Buenos, limpios y lindos denuncia nuestras grandes dificultades para asumir las frustraciones y las responsabilidades propias de la vida adulta.

En épocas donde nadie discute que la clave de la felicidad está en hacer lo que se quiere, todo el relato de Fogwill se desliza en torno a esa delgada línea que separa el deseo genuino del mero capricho. Ese discernimiento, algo que el niño rara vez distingue, que el adolescente está aprendiendo a reconocer y que debería ser propio del adulto, es una capacidad nula para cada uno de los personajes de esta historia. Quizá por eso todos terminan muertos cuando menos lo esperaban.

Algo de este patetismo en el que muchos podemos vernos reflejados, plantea en términos de autoayuda Kelly Williams Brown, una joven autora norteamericana, publicista y veinteañera independizada. Lo hace con buen humor en una especie de manual práctico: Adulting: How to Become a Grown-Up in 468 Easy(ish) Steps. Fiel al estilo del género el lector encuentra allí una serie de directivas prácticas que lo ayudarán a salir en poco tiempo del cómodo pero poco honorífico estadio en el que muchos adultos suelen quedar apoltronados. Nos alienta por ejemplo a ser más organizados: “La información importante nunca debe estar en papelitos. Nunca, nunca, nunca. Tiene usted un margen de dos minutos desde que garabatea ese dato en ese trozo de papel indeterminado hasta que lo traslada a un lugar más permanente, como su teléfono o su calendario o a un correo que se envíe a sí mismo.”

En el estilo de esta autora el recurso aleccionador no es tan directo. Se basa en la prolífera inserción de comentarios al margen de los hechos principales pero son los que enriquecen el relato. Son estas apreciaciones lúcidas, tragicómicas, las que transforman a su novela en una potente enseñanza. La voz pedagógica la asume Ana, la protagonista que funciona como una narradora omnisciente, pero con una voz propia. Mientras describe, opina y cuando opina lo hace con una mirada aguda, filosa. Siempre nos deja pensando. “Estoy feliz, sobrevuelo la ciudad parada en mi tarjeta de crédito que es una alfombra mágica. Pero dura poco, me estrello contra un banco. Le explico a un cajero automático que no he podido pagar mi tarjeta los últimos meses. Que el interés por mis monumentales gastos de desquiciada se hizo imposible par mi ineficiente economía. Que las cartas del banco se apilaban sobre la mesada de la cocina y que me la habían cortado.Y me entiende. Me pide que me quede tranquila y me explica que ahora se cubrirán todos mis gastos, incluso el crédito personal de ocho mil pesos que solicité hace cuatro meses. Todo será saldado por el banco gracias a mi muerte. Que morirnos vale plata. Mucha más plata que vivir”.” Los Buenos, limpios y lindos son tres adolescentes en el momento que cronológicamente les corresponde serlo y tres adultos que no logran asumir la propia autonomía ni el control de sus vidas, más un anciano que tras enviudar anhela revivir una pasión olvidada.
Ana tiene la habilidad de teletransportarse en el tiempo y en el espacio, aunque no maneja sus recorridos, simplemente sobrevuela momentos vividos por ella y por otras seis personas que no conocía. Lo único que las une con ellas es el hecho de que todos mueren el mismo día en que ella entra en ese estado tan peculiar. Con respecto a Ana, en verdad no sabemos hasta el final de la novela si está viva o está muerta, sólo tenemos claro que los demás sí lo están.
Agradecemos y nos beneficiamos por que Ana nos lleve cual guía turística a espiar las vidas de estos seres desesperados, que no paran de sufrir, sentir y alardear por motivos banales. Es que es esa banalidad, cercana a la frivolidad, al fundamentalismo, a la inocencia y la lisa y llana estupidez lo que nos atrae. Queremos saber hasta dónde serán capaces estos seres de profundizar en sus caprichos.
¿Logrará Nadia que sus padres aprueben su rinoplastia? ¿Saldrá adelante Sonia al huir del barrio privado sin marido y a cargo de una hija pequeña? ¿Será aceptada Alma por sus compañeros de colegio aunque ande enfundada en su velo integral? ¿Johnattan tendrá finalmente su playstation como cualquier chico de su edad? ¿El enano Diosnel conseguirá con su talento para los negocios compensar en altura moral la estatura que la naturaleza le escatimó? ¿Raymundo podrá casarse con la mujer de sus sueños a los 90 años? ¿Y Ana? ¿Podrá llegar a ser una madre menos disfuncional, abandonar su fanatismo juvenil por Gustavo Cerati y estar más presente para su propio hijo?
Porque es evidente que Ana, como la protagonista de Según Roxi, se reconoce como una madre que hace lo que puede, aunque no admite que esa maternidad le resulta difícil de afrontar porque, como los otros, se quedó estancada en su adolescencia. Ella también, como los demás, quiere algo aunque no puede reconocerlo. ¿Tal vez un hijo bueno, lindo y limpio?
No lo sabremos hasta el final, o quizá lo intuimos de antemano, pero seguimos leyendo igual, porque nos atrapan los detalles trágicos de cada una de estas historias mínimas. Historias que se agigantan a cada vuelta de hoja.

Realidad aumentada

Realidad aumentada es un término de la informática, un desarrollo relativamente novedoso. Se refiere a la posibilidad de brindar a los usuarios una visión directa o indirecta de un entorno físico que, combinado con elementos virtuales, logra crear una experiencia mixta en tiempo real. Así, por ejemplo, quien en su teléfono inteligente o tablet tiene este software instalado puede acceder en una sola pantalla a una enorme cantidad de datos acerca del objeto que está observando. Si elige visitar por ejemplo un sitio de arquitectura para ver un edificio determinado en cierta ciudad del mundo, mientras lo hace, en su pantalla puede ver datos adicionales como la historia, la ubicación y dimensiones del objeto. Son detalles que no estaban en el website original pero que satisfacen la curiosidad. Los Google Glass unas gafas equipadas con minicámara y conexión a internet son lo último en esta tecnología. El usuario enfoca un objeto y las gafas exhiben en una de las lentes-pantallas mayor información referente al mismo. Historia, ubicación, tamaño, anécdotas.

Algo de este mecanismo se percibe en la escritura de Vera Fogwill y es el rasgo que caracteriza a su particular estilo narrativo. Por caso, cuando denuncia la presencia inadvertida al mejor estilo de Poe en La carta robada, de una urna funeraria dentro de un cuarto infantil. “Imagino a Sofi abriendo la caja funeraria en una noche parisina y lanzando las cenizas al Sena. Las cenizas vuelan por el aire fantásticamente dibujando el nombre de Sonia con las luces de los barcos que están de fiesta, con un fondo de luna y estrellas. Pero no, Sonia está en la repisa entre los muñecos de peluche, y pronto Sofi le perderá todo respeto apoyando a su lado chicles mordidos y chupetines pegajosos sin terminar. Pronto se le caerá el retrato de ambas y se romperá y tardará años en tener tiempo para cambiar el vidrio que quedará siempre partido.”

Se hace más clara su destreza para aumentar la realidad cuando describe la reacción de Don, el hijo de Ana, mientras ella está inmovilizada en su extraño trance hipnótico. “Se va. Tarda. Pero regresa. No lo puedo creer, fue a mi cuarto y sacó de mi cajón un estuche donde guardo algunas cremas y remedios. Saca de ahí un blíster entero de pastillas para dormir pero no sabe cómo sacar la pastilla del blíster. Prueba, prueba. Decide ponerme el blíster entero en la boca. Ahora me la cierra con el blíster dentro. No le importa nada. Va hacia la televisión y la enciende. Cambia de canal con el control remoto. Algo debo haber hecho bien. Sólo tiene tres años y medio. Cuando estaba embarazada, leía mucho sobre la técnica de aprendizaje Montessori. Me apasioné por esa gran maestra italiana que fue María Montessori, que logró en mil novecientos siete colocar a los niños de su Casa dei Bambini, muchos de ellos con discapacidades, en el mejor promedio en el examen anual, dejando a los niños ricos de gran educación a años luz de sus retrasados mentales. Fue una pionera. Y acá todavía no hay colegios Montessori. Estamos atrasados. Pero lo que sí puedo decir es que fui una mamá Montessori. O intenté serlo. Y lo eduqué así ayudándolo a hacer todo solo”.

Don no es uno de los personajes principales. Está allí para mostrarnos lo desesperante que puede llegar a ser para una madre quedar imposibilitada física y mentalmente de cuidar a su propio hijo. Porque Don se banca durante varios días el estado cataléptico de Ana. Como antes de ese estado podemos suponer que tuvo que bancarse a una madre presa de un estado emocional adolescente. Y sobrevive indemne. Quizá Don no llegue a ser un chico bueno, limpio y lindo, pero tal vez él logre crecer y convertirse en un adulto responsable.

Anuncios

3 comentarios to “De cómo dejar de ser adolescente y morir en el intento”

  1. Sergio diciembre 12, 2013 a 3:46 pm #

    Muy buena cronología de la novela, haces que uno se interese en ella.

    Un abrazo

  2. Daniela diciembre 12, 2013 a 5:29 pm #

    Gracias Sergio, me gusto mucho el libro y no ha sido casi reseñado, vaya saber por que

  3. Vera diciembre 19, 2013 a 4:16 am #

    Daniela, muchas gracias por esta reseña profunda. Gracias por tu tiempo. Vera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Beit Jabad Caballito

Judaísmo y jasidut en el centro geográfico de Buenos Aires

One More Night

You know I'd rather walk alone, than play a supporting role If I can't get the starring role.

Queco2001's Blog

Just another WordPress.com site

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Rutina Cortada a Cuchillo

Nos salteamos los lunes...

blogsblogs15

En este blog voy a decir de todo, nada en concreto. Me podeis preguntar lo que querais y para mas información preuntarme por mi cuenta de google: blogsblogs15@gmail.com

Vertigo

"You shouldn't keep souvenirs of a killing. You shouldn't have been that sentimental"

Apócrifa

Entrevistas literarias

Planeta Tour

Un blog para los que aman el arte de viajar

Pashmina Errante

Relatos de viaje, de ecoturismo, de esos lugares para visitar con poco presupuesto.

Amelita Dinamita

Explosiva como chaski boom

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

La Audacia de Aquiles

"El Mundo Visible es Sólo un Pretexto" / "The Visible World is Just a Pretext".-

Literariedad

Revista de Poesía, Literatura, Cine y Teatro. Apuntes de Peatón. ISSN: 2462-893X (En línea) | ISSN: 2539-2832 (Impreso).

Bahía César

Un blog de César Dergarabedian

Historia Clínica Electrónica y sus aledaños.

Historia Clínica Electrónica : ideas, notas, reflexiones, experiencias desde la tecnología por Juan Nieto.

bibliotecadealejandriaargentina

ver, leer,sorprender,imaginar e investigar libremente

Wakeappssalud

Lo nuevo, lo no tan nuevo, lo que me preocupa y lo que me gustaría saber sobre e-health.

El Noticiero de Alvarez Galloso

Noticias Deportivas, Culturales, y de la Farandula Copyright.com Registration #HOPP-OMV3-KHKL-7WU2

La escuela, mis tres hijos y yo

Violencia simbólica y de la otra

enero11

Literatura para romper el tiempo.

Planeta Estambul

La mejor guía de la ciudad de Estambul

Ariel Urquiza

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

el umbral de la mirada

historias a la sombra de las palabras, imagenes como sueños

10 DE CORAZONES

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Duelista de palabras y silencios

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Normalón

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

A %d blogueros les gusta esto: