Escalera al cielo

20 Oct

DSCF5608Comparto una nota del año pasado sobre un viaje a Atacama en Chile. No estoy para escribir mucha ficción, espero con esto compensar la falta de posts en el último mes. Salieron dos, las dos escritas según el estilo del medio en que se publicaba. Está en tercera persona, pero creo que en esta versión, igual se perciben mis vivencias. Espero que te guste.

Para llegar desde Buenos Aires, hay que tomar un vuelo de LAN que parte desde Ezeiza hasta Santiago de Chile, en donde la conexión dura unas dos horas. Después de retirar el equipaje, pasar por Inmigración y Aduana, hay que abordar un nuevo avión, que vuela otras dos horas, directo al aeropuerto de Calama, ciudad del Norte Grande de Chile.

Desde allí es preciso recorrer, en automóvil, los cien kilómetros que llevan hasta San Pedro de Atacama, por la ruta CH-23.

Durante todo el camino –que se encuentra en perfecto estado y con generosa señalización- exhibe un perfil de cumbres nevadas y ondulaciones arenosas, cuya sola visión ejerce una acción tranquilizadora sobre los cuerpos cansados después de tanto trajín. Uno no sabe si cerrar los ojos y entregarse al relax o abrirlos al máximo y ponerse compulsivamente a sacar fotos para no perder ningún detalle.

Es que algunos de esos detalles podrían ser únicos, como esos grandes manchones blancos de sal, que habitualmente no se ven en esa zona, y que, según contaba el guía, habían quedado al descubierto por el “lavado” que la semana anterior a nuestra llegada una lluvia descomunal había efectuado en las laderas de los cerros.

Habremos viajado prácticamente durante todo un día y se habrá puesto el sol, detrás de la Cordillera de la Sal, cuando finalmente lleguemos a San Pedro, ese diminuto punto verde que, durante el trayecto por la carretera, se distinguía a lo lejos.

DSCF5784

Con la fotógrafa para Ohlalá! Maca Otero

Al entrar al hotel, el cálido recibimiento que se brinda a los huéspedes en el auténtico oasis que es el Kunza Hotel y Spa es un detalle que se agradece. Especialmente su welcome drink, que la mayoría eligió de pisco sour por ser el trago típico de todo Chile, al que los atacameños han elevado a la categoría de elixir al agregarle hierbas exóticas propias de la región.

Pero de las hierbas y los sabores locales, parte sustancial del abanico de atractivos de la región, nos enteraremos más adelante. Por el momento, estamos desensillando y lo que más deseamos es un buen baño y un cambio de ropa, razón por la cual a medida que las copas se vacían cada uno se dirige a su habitación, o mejor dicho, su pequeño chalet con deck privado. El ambiente es luminoso, amplio y colorido, realmente acogedor, con una cama de dos metros de ancho cubierta por mantas tejidas en telar y una ducha adicional al aire libre, que uno se promete experimentar de día, cuando el calor del sol vuelva propicio el deleite.

La cena es un momento de conversación amena, degustación de exquisiteces regionales, todas sugerencias del chef, autor de platos que siempre incluyen quinoa, cereal súper saludable y un sabor muy delicado, para recuperar energías.

DSCF5643El pueblo de San Pedro

San Pedro es el punto de partida de todas las excursiones. El pueblo está situado a 2.436 metros de altura sobre el nivel del mar, a los

pies de la cordillera de los Andes, que en la zona alcanza una altitud de 6.100 metros. Su guardián majestuoso, el volcán Licancabur, con sus 5.916 metros de altura sobre el nivel del mar, a sólo 40 kilómetros de distancia del poblado, era objeto de veneración de los incas, quienes le dedicaban ceremonias y ofrendas.
La comuna de San Pedro recibe también el distintivo de “capital arqueológica” de Chile, por razones fáciles de comprender cuando uno se adentra por sus calles de tierra y adobe: por doquier abundan muestras alusivas a las costumbres originarias de los atacameños. De sus descendientes quedan unos pocos habitantes fijos, que viven dispersos en caseríos asentados entre la precordillera, el salar y la Puna, en donde se dedican a actividades rurales como cría de llamas y vicuñas, tejidos y artesanías.

El resto de los pobladores de San Pedro son foráneos, mayormente jóvenes aventureros y viajeros de paso, que proceden de otras regiones de Chile y Argentina, y, en menor medida, de Europa para establecerse por temporadas que van de seis meses a un año para trabajar en turismo: guías, personal hotelero y choferes.

Un lugar que merece visitarse, para profundizar en el conocimiento de la historia de la región, es el Museo local que ofrece una exhibición de  450.000 objetos arqueológicos. También la Iglesia y la Casa colonial incaica son testimonios imperecederos de las habilidades de sus constructores: usaron correas de cuero de llamas en lugar de clavos y el cielo de su techo está formado por tablillas de cardones – esos grandes cactus típicos de los climas secos- cubiertas de barro y paja. Al caer la tarde, cuando el sol se pone y las estrellas empiezan a titilar, el mejor paseo es una caminata por la calle Caracoles, repleta de locales de artesanías, bares, restaurantes y agencias de excursiones. Es el punto de encuentro de todos los viajeros, ya sea para tomar un trago en los infaltables happy hours, escuchar música andina o cenar a media luz.

DSCF5569Laguna Cejar

La primera aventura comenzó al día siguiente de la llegada, a las 9 de la mañana. Nos ofrecieron dos opciones para llegar hasta la laguna Cejar: ir cómodamente sentados en la van de la agencia de excursiones del hotel o animarnos a una bicicleteada de 18 kilómetros hacia el sur. Sin importar la edad ni el estado físico, todo el mundo votó por la segunda opción, bastante más desafiante, y nadie se arrepintió. El paseo fue inolvidable: en cuanto nos adentramos a la ruta, apenas atravesada por algún que otro auto, y a medida que  iban quedando a nuestras espaldas las casas de adobe, los algarrobos y los chañares, empezamos a reducir las conversaciones entre ciclistas y cada uno se fue sumergiendo en su propio viaje interior. El silencio era apenas interrumpido por el canto de algún pájaro, la brisa suave del viento y el ruido de las ruedas de nuestras mountain bikes al resquebrajar la tierra seca. Finalmente llegamos al parque nacional situado a 2.600 metros sobre el nivel del mar, donde comienza el Salar de Atacama. Se debe pagar una entrada al parque –si se ha contratado una excursión la misma está incluida-, dejar las bicis y los autos estacionados, ponerse el traje de baño en las instalaciones sanitarias un tanto precarias pero pasables, y caminar unos 200 metros para llegar a la Laguna. En verdad, se trata de un grupo de tres lagunas turquesas, dueñas de una altísima concentración de sal y de litio, cuyo efecto sobre los bañistas es empujarlos hacia la superficie para hacerlos flotar como en el mismísimo  Mar Muerto. Aquellos valientes que luego de vencer los espasmos provocados por el frío se hayan zambullido en sus aguas, podrán comprobar las similitudes y diferencias. Aunque ambas provocan elevados rangos de flotación, las aguas de la Laguna Cejar son menos aceitosas y, cuando uno sale, se lleva una capa de sal adherida al cuerpo y el cabello que lo hace parecer unos cuantos años… ¡mayor! A no preocuparse que un baño de agua dulce resulta suficiente para borrar todo rastro de sal y entonces uno se dará cuenta de que la experiencia, no ha sido meramente una agradable sensación corporal, sino algo mucho más profundo, casi tanto como un ritual de purificación. Uno se siente más limpio, revitalizado y energizado, como si hubiese vuelto por unos minutos al mismísimo útero materno. Por supuesto, no hace falta compartir en voz alta estas cavilaciones, cada uno ha vivido su experiencia. Aunque sí, en cambio, es una buena idea arrimarse al grupo que ha empezado a congregarse alrededor de una mesa de picnic, repleta de exquisiteces que, mientras nos bañábamos, habían preparado los guías de la excursión. El banquete, que incluyó variedades de quesos aromáticos, brownies y dulces, sanguchitos, cerveza y gaseosas heladas nos pareció el mejor regalo para coronar la aventura.

 DSCF5600Valle de la Luna

¿Sabían que Ischigualasto, en San Juan, no es el único lugar conocido como Valle de la Luna? En Atacama también hay uno. Fue el sacerdote jesuita Gustavo Le Paige, belga radicado en la zona entre 1965 y 1980, año en que falleció, quien adjudicó dicho nombre a un paraje de formaciones tan particulares que evocan imaginariamente al  suelo lunar. Este fenómeno geológico fue resultado de sucesivos plegamientos de la corteza terrestre y se encuentra a 19 kilómetros de San Pedro, en la Cordillera de la Sal. Consiste en una depresión rodeada de pequeños cerros con escalofriantes crestas filosas. Como no hay prácticamente vida animal ni vegetal, al menos a simple vista, debido a la sequedad casi absoluta, se lo considera uno de los rincones más inhóspitos del mundo.

A pocos pasos de allí, se encuentra otra hendidura icónica de la región: el Valle de la Muerte. En ese lugar las vistas de los cerros son impactantes y, después de caminar por un circuito de altura, se llega a unas lomadas de arenas suaves y espesas. Allí, aunque oficialmente no existen permisos de explotación, se concentran grupos de gente que practica sandboard.
DSCF5726

El Salar y la Laguna de Chaxa


A 60 kilómetros de San Pedro queda el gran atractivo de la zona: el Salar de Atacama, la mayor reserva salina de Chile, desplegada sobre una superficie de 15.600 kilómetros cuadrados que hace miles de años pertenecieron a un mar interior. Hay que recorrerlo a través de un sendero señalizado que atraviesa unos asombrosos cristales de sal, formados por la evaporación de aguas salinas subterráneas. El camino, un largo trayecto zigzagueante que se recorre bajo un sol intenso, por momentos enceguecedor, conduce hacia la laguna de Chaxa. En ella, rodeados por la nada misma, habita una colonia de más de 200 mil elegantes flamencos. A lo largo del recorrido existen varias paradas con carteles explicativos sobre las diversas variedades de aves que logran vivir en un ambiente tan hostil. Entre otras curiosidades, se devela por ejemplo, que el color rosado tan exquisito y característico de los flamencos se debe a un pequeño insecto acuático del que se alimenta, llamado artemia. También uno se entera que la artemia, una especie de micro-camaroncito, tiene la posibilidad de sobrevivir aun fuera del agua por mucho tiempo en el que se conserva  completamente desecada y puede revivir inmediatamente al volver a entrar en contacto con un medio líquido. El fenómeno es idéntico al que ocurría con los seamonkeys, nombre comercial con el que se conocía a esas rarísimas mascotas que hace un par de décadas se pusieron de moda y encantaban a los niños.

Otro paseo que, si da el tiempo, uno puede hacer combinado con la excursión al Salar, es una visita al pueblo de Toconao, de tan sólo 530 habitantes. La plaza central, la iglesia antigua y el patio de atrás de una pequeña tienda de artesanías son los puntos que hay que conocer. ¿Qué puede tener de interesante el patio de atrás de una tienda de artesanías? Que en éste, además de algunas plantas y algún niñito jugando en un triciclo, y algún perrito, uno puede encontrarse, con una llama doméstica. La misma con cuya lana se confeccionan los sweaters, gorros y tapices que en la antesala se venden a los turistas. Sus dueños permiten a los visitantes pasar a sacarse fotos con ella, darle de comer alguna hierba y ella, si uno le ha caído simpático se dejará acariciar, pero si no fue así, no tendrá ningún empacho en demostrarlo claramente girando su cara hacia un lado y al otro al mejor estilo Bolocco esquivando el beso presidencial.

Hay otra vedette en Toconao. Es Madonna, una llama que anda suelta por las callecitas, aunque sin alejarse demasiado de la esquina donde queda el almacén de ramos generales en el que trabajan sus dueños. “Madonna, ¡venga p’acá!”, la llaman. Y ella vuelve, después de haber posado para las fotos de los admiradores, dispuesta recibir una caricia afectuosa en premio por su fidelidad.

Géiseres del Tatio y Machuca

Los géiseres son emanaciones de vapor que ocurren a lo largo de un campo geotérmico de origen volcánico, llamado El Tatio, ubicado a 4.500 metros de altura, a 95 kilómetros de San Pedro. Hay que abrigarse bien y salir bien temprano, a eso de las 4 de la mañana para llegar a verlos  antes de las 6, que es el momento en que el vapor de los géiseres brota con mayor fuerza de adentro de la tierra. 

Hay más de 40 géiseres, fumarolas y pozos termales que despliegan un intenso olorDSCF5755 a azufre volcánico y expelen unas poderosas columnas de humo blanco. En uno de los pozos termales, uno se puede bañar y disfrutar de los beneficios de las aguas minerales para la piel, si bien hay que estar dispuesto a afrontar esos interminables segundos de frío bajo cero que corren desde que uno se ha quitado la ropa hasta que se sumerge en las aguas calientes. Y al salir, viceversa.

Otro de los grandes momentos de esta excursión es el desayuno, que ocurre generalmente a media mañana, cuando el sol ya brilla en lo alto y la temperatura ambiente, pasa de los “bajo cero” a unos 8 o 10 grados. Mesa de camping, repleta de dulces, frutas y tostadas, y variedades de té, café o chocolatada hechos con agua o leche recién calentada en alguno de los pequeños arroyitos que brotan de la tierra para alimentar  los pozos de agua.

De regreso a San Pedro, una parada en el poblado de Machuca, de no más de diez habitantes y un par de casas, para deleitarse con las artesanías multicolor, que vende la única señora que atiende el puesto y que sólo acepta posar para las fotos si uno está predispuesto a comprar alguna de sus creaciones. Y, ¿por qué no? Si a fin de cuentas se trata de un típico caso win win y los tejidos son encantadores.

DSCF5713Pukara de Quitor

Para defenderse de los incas, los atacameños o likanantai construían en los cerros, unas fortalezas de piedra, conocidas como pucarás. El Pukará de Quitor, ubicado a 3 kilómetros de San Pedro, fue construido alrededor del siglo XII, junto al río San José.

A lo largo de 24.000 metros cuadrados en ascenso, se distribuyen esos balcones de forma semicircular, fabricados con ladrillos de adobe, que constituían el lugar de defensa y hábitat de los atacameños en épocas de invasiones. La pendiente es bastante empinada, de modo que el ascenso puede tornarse un desafío aunque no es para nada imposible: junto a nuestro grupo, una veintena de alemanes de un promedio de edad senior, ascendía alegremente, demostrando que la edad no es impedimento para disfrutar de las alturas. En la cumbre, la vista panorámica es imponente y desde allí puede verse el hotel emblemático de la zona, el primero y más lujoso, construido por los pioneros de la región: el Alto Atacama.

Para continuar con la historia y la arqueología, la siguiente visita fue a Hierbas Buenas, el mayor centro de arte rupestre de la región. Sobre laderas y cavernas, pueden verse hasta hoy los petroglifos y aleros alusivos a animales y actividades espirituales que describen en código visual, cómo fue la vida de aquellas colectividades nómades. Esos trazos rústicos, acaso precursores de la más moderna señalética, estamparon para la eternidad los conocimientos ancestrales, en pleno desierto de Atacama.

Fuera del circuito arqueológico, mientras caminábamos sin rumbo fijo, nos enteramos que unos arbustos que proliferaban por toda la zona, eran la famosa rica rica, una hierba aromática de propiedades energizantes que es muy usada en la región para preparar infusiones, perfumar platos y saborizar cocteles. Aprovechamos para recolectar algunos de sus tallos, sin culpa alguna, porque nos aseguró el guía que estaba permitido hacerlo y porque todos coincidíamos en que era un premio merecido llevarnos una muestra que nos recordase el sabor de nuestra aventura cuando estuviésemos de vuelta en nuestra rutina. No sabíamos entonces que habríamos de llevarnos mucho más. Nos llevábamos, impreso, en nuestra memoria, el secreto del desierto.

GUIA PRACTICA

Donde dormir: Hay hoteles de todas las categorías y hostales a partir de 20 dólares la noche. El Kunza Hotel & Spa, situado a dos kilómetros del centro de San Pedro y construido al estilo de los ayllus (comunidades) incas, tiene programas con todo incluido (alojamiento, desayuno, almuerzo y cena sugerencia del che con una copa de vino una bebida, aperitivo, bar, acceso al SPA 1 masaje de media hora uso de piscinas y jacuzzis del hotel; 2 excursiones de medio día o 1 excursión Full Day y traslado in-out Aeropuerto de Calama), con base de tres noches desde U$S 1700 región dólares por persona en base doble (www.hotelkunza.cl)

Cómo llegar: en avión, desde Buenos Aires, aeropuerto de Ezeiza, vuelo a Calama vía Santiago de Chile con LAN, la taria Premium Economy cuesta U$S1070.87 y la Economy cuesta U$S, 322.17 (www.lan.com.ar: 0810 9999- 526). Desde Calama, por tierra, en transfer del hotel, bus o remís hasta San Pedro de Atacama.

DSCF5623Qué comprar: tapicería y ropa en lana de llama, objetos decorativos en madera de cactus y, para los chicos, instrumentos musicales (putu opanderetas, erque o clarín atacameño). DSCF5777

Moneda: el peso chileno; hay que llevar efectivo porque no hay bancos en el pueblo ni se puede comprar con tarjetas de crédito ni débito. Hay agencias que cambian dólares.

Comer y salir: la movida nocturna transcurre a partir de las 19 en los happy hours, durante la cena y hasta la madrugada en los diferentes bares de la calle caracoles. El Adobe tiene buena comida y música en vivo.DSCF5656

Clima: desértico de altura, con gran marcada oscilación térmica. En invierno la temperatura promedio es de 22°C durante el día y 4°C a la noche y en verano, el promedio es 27°C de día y 16°C por la noche, con lluvias ocasionales. El cielo es azul durante todo el año.

Qué llevar: en cualquier época del año es imprescindible llevar lentes con filtro UV, gorro de lana, sombrero para el sol, traje de baño, calzado outdoor, campera abrigada y liviana, protector solar mayor de 30, mochila pequeña o riñonera para llevar botellita de agua y el protector solar durante las excursiones. Un chal liviano es un aliado ideal para protegerse del viento, el frío o el sol.

Una respuesta para “Escalera al cielo”

  1. Sergio octubre 21, 2013 a 10:39 pm #

    Muy interesante lugar y mucho que ver, gracias por compartir.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Beit Jabad Caballito

Judaísmo y jasidut en el centro geográfico de Buenos Aires

One More Night

You know I'd rather walk alone, than play a supporting role If I can't get the starring role.

Queco2001's Blog

Just another WordPress.com site

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Rutina Cortada a Cuchillo

Nos salteamos los lunes...

blogsblogs15

En este blog voy a decir de todo, nada en concreto. Me podeis preguntar lo que querais y para mas información preuntarme por mi cuenta de google: blogsblogs15@gmail.com

Vertigo

"You shouldn't keep souvenirs of a killing. You shouldn't have been that sentimental"

Apócrifa

Entrevistas literarias

Planeta on Tour

Amantes del arte de viajar

PASHMINA ERRANTE

Relatos de viajes, vida y aventuras

DIARIO NO TAN ÍNTIMO

Escritura, catarsis, reflexiones. La vida vuelta ficción.

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

⚡️La Audacia de Aquiles⚡️

"El Mundo Visible es Sólo un Pretexto" / "The Visible World is Just a Pretext".-

Revista Literariedad

Desde Pereira, Colombia

Bahía César

El sitio web de César Dergarabedian

Historia Clínica Electrónica y sus aledaños.

Historia Clínica Electrónica : ideas, notas, reflexiones, experiencias desde la tecnología por Juan Nieto.

bibliotecadealejandriaargentina

ver, leer,sorprender,imaginar e investigar libremente

Wakeappssalud

Lo nuevo, lo no tan nuevo, lo que me preocupa y lo que me gustaría saber sobre e-health.

El Noticiero de Alvarez Galloso

Noticias Deportivas, Culturales, y de la Farandula Copyright.com Registration #HOPP-OMV3-KHKL-7WU2

La escuela, mis tres hijos y yo

Violencia simbólica y de la otra

Javier Trejo

Para mis amigos, mi comunidad y los amantes de la literatura

Planeta Estambul

La mejor guía de la ciudad de Estambul

Ariel Urquiza

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

el umbral de la mirada

historias a la sombra de las palabras, imagenes como sueños

10 DE CORAZONES

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Duelista de palabras

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Normalón

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: