Entrevista a Eric Pearl

30 Mar

lareconexion_eric_pearlPor alguna extraña razón esta entrevista nunca se publicó, fue un encargo para una de las revistas en la que escribo pero quedó guardada en una parrilla eterna. Allí entrevisto  a un personaje histriónico y encantador llamado Eric Pearl, autor del libro La Reconexión y autodenominado sanador espiritual.

Lo entrevisté en el Sheraton antes de que dictase un seminario vivencial para demostrar cómo se funciona su método de Sanación reconectiva. Como fue entregada el 3 de enero de 2011 , asumo que ya no verá el papel. No escuché más de este señor, no volvió a la Argentina, supongo que por el tipo de cambio ya no le resulta rentable. Dato curioso entre varios otros, sus seminarios cuestan 333 dólares, ni más ni menos. Dice que ese número tiene una impronta espiritual.

Eric Pearl enseña a activar el poder de sanación.

La sanación reconectiva y la reconexión que difunde el doctor Eric Pearl, famoso sanador de Los Angeles, es un modelo de trabajo energético que te brinda la posibilidad de transformar tu vida. Lo entrevistamos durante su corta estadía en Buenos Aires y nos invitó a aprender cómo reconocer las nuevas frecuencias sanadoras. Te contamos nuestra sorprendente experiencia.

 Por Daniela Chueke

Durante doce años el doctor Pearl dirigió su consultorio de quiropraxia en Los Angeles – cabe aclarar que en Estados Unidos hay que estudiar medicina para obtener el título habilitante de quiropracta-  hasta que un día sus pacientes empezaron a reportar experiencias extrañas durante las consultas. Algunos decían que sentían sus manos sobre ellos, aunque él no los había tocado, o que habían visto colores muy intensos completamente extraordinarios. Muchos, inclusive, experimentaron sanaciones milagrosas para distintas enfermedades, la mayoría de ellas consideradas irreversibles. Por otra parte, más de 50 pacientes, desconocidos entre sí, mientras Eric los atendía como lo hacía habitualmente, entraron en estados de trance en los que repetían las mismas seis frases con mensajes del tipo: “tienes que seguir haciendo lo que estás haciendo” o “venimos para decirte que eres un maestro”. Como desconocía por completo lo que ocurría, investigó y se enteró de que estos misteriosos acontecimientos coincidían con lo que la parapsicología define como “canalizaciones”, actos por los que voces pertenecientes a entidades que proceden de una dimensión espacio-temporal distinta a la que vivimos, se comunican con personas de “este” lado del mundo a través de los cuerpos de personas cercanas a ellos.

Cuando comenzaron estos sus sucesos, al mismo tiempo que sus pacientes se curaban, sus manos sangraban y se ampollaban. Estas manifestaciones cesaron cuando Pearl reconoció para sí mismo que lo que ocurría estaba relacionado con un don muy especial que no tenía sentido ignorar y se decidió a abandonar la práctica médica para dedicarse de lleno a perfeccionar esta habilidad y compartirla. Así desarrolló el sistema que bautizó La Reconexión y la Sanación Reconectiva basándose en dos de los mensajes que había recibido: “estás aquí para reconectar las cuerdas” y “estás aquí para reconectar las hebras”. Las historias de las sanaciones se publicaron en seis libros, entre los cuales figuran los famosos Chocolate caliente para el alma, Sopa de pollo para el alma, y se investigaron en el Laboratorio de Sistemas de Energía Humana de la Universidad de Arizona bajo la dirección de científicos como el doctor Gary Schwartz y la doctora Linda Russek, entre otros.

Pearl ya enseñó a más de 30.000 practicantes en más de 55 países hasta la fecha, quienes se encuentran certificados para facilitar sanaciones reconectivas. En Argentina los nuevos sanadores se capacitaron durante el seminario que brindó el 19,20 y 21 de noviembre en el Sheraton Hotel, donde lo entrevistamos.

Pregunta: ¿Es la primera vez que está en Argentina?

Eric Pearl: ¿Físicamente?

Pregunta: Sí (risas de ambos).

Eric Pearl: Sí, estoy acá por primera vez, muy emocionado por la posibilidad de enseñar la Reconexión a las más de 250 personas que asistirán al seminario.

Pregunta: En su libro La Reconexión usted habla de la sanación como una posibilidad nueva, sin embargo, en todas las épocas se ha escuchado hablar de sanadores con poderes especiales y también se conocen muchísimas disciplinas englobadas bajo el concepto de medicina alternativa que comparten el concepto de la capacidad autosanadora del cuerpo. ¿Qué tiene de diferente la sanación reconectiva?

Eric Pearl: Esto es completamente diferente. Se trata de un nuevo nivel de sanación y es nuestro derecho, el de toda la humanidad, acceder a él. La sanación reconectiva nos da la habilidad que necesitamos para no tener que depender nunca más de un sanador determinado o de una técnica determinada, porque todos los niveles de sanación están puestos a nuestro alcance.

Pregunta: ¿A qué se refiere con niveles de sanación?

Eric Pearl: A los que necesitamos para estar en equilibrio, en un estado de ser integral, en los cuatro niveles que nos componen: físico, emocional, mental y espiritual.

Pregunta: ¿Usted asegura que si una persona logra aprender esta técnica podrá estar sana y libre de enfermedades en todos los aspectos?

Pregunta: Algo así, pero quiero aclarar que esto no es una técnica, es algo que la trasciende. Va más allá de cómo ponemos las manos o de cómo nos movemos. Con respecto a revertir enfermedades, esto puede suceder como no y, en el primer caso, la remisión puede ocurrir inmediatamente como no. Pero, en todo caso, el hecho de que después de una sesión de sanación, una enfermedad determinada no desaparezca según lo que el paciente esperaba, ¿significa un fracaso? No, en modo alguno.  Cuando comencé a experimentar las sanaciones en el año 93, tendía a creer que si la enfermedad no desaparecía, algo había fallado pero, con los años, me di cuenta de que con la reconexión todos reciben una sanación, aunque no siempre ésta coincide con la que esperaban tener.

Pregunta: ¿Pero si una persona no está segura de que se va a sentir mejor para qué va a querer hacerlo?

Eric Pearl: Es que sí se va a sentir mejor. Se trata de reconocer que la sanación no es equivalente a la desaparición de dolencias. Aunque tengo la experiencia de haber facilitado cientos de casos de sanaciones espectaculares, no es esto lo que quiero transmitir. Lo que busco es que las personas que acuden a mis seminarios, los que leen mi libro e incluso quienes lean tu nota, tomen consciencia de que la sanación es reconectar con la perfección del universo. Que puedan darse cuenta de que el universo sabe lo que tenemos que recibir y de que vamos a salir ganando un conocimiento importante como consecuencia de ello. En el intercambio que ocurre entre el sanador, el paciente y las frecuencias sanadoras, siempre algo pasa. Se trata de estar disponible para aceptarlo y lo que pase puede ser una grata sorpresa.

Pregunta: ¿A qué se refiere cuando dice que todos podemos ser sanadores?

Eric Pearl: El entrar en contacto con las frecuencias reconectivas y aprender a activarlas nos habilita a traer la sanación a nuestro entorno. Por ejemplo, si tu hijo tiene una enfermedad, ¿qué es lo primero que hacés? Vas  corriendo al médico, que te va a recetar unos medicamentos y vas poner adentro de su cuerpo los químicos que te recetó, para que dos o más años después, te encuentres con que el remedio le causó más problemas de los que tenía. En verdad, la sanación de un niño comienza en su casa, con su mamá y su papá, con el amor y los cuidados que ellos van a prodigarle. Con la atención que ellos estén dispuestos a brindarle.

Pregunta: Estoy de acuerdo. Conozco a muchas madres que a veces se preguntan si no estarán medicando demasiado a sus hijos, yo entre ellas. Pero, también es cierto que la medicina alopática es el recurso más cercano que tenemos para asegurarnos de que nuestros niños van a mejorar pronto, al menos, los síntomas como la fiebre y las gripes. Creo que nos enfrentamos a un dilema: por un lado nos gustaría que nuestros hijos sanen de un modo más natural, sin recurrir a tantos químicos, pero por otro no siempre tenemos la disponibilidad de tiempo o la paciencia necesaria para acompañarlos.

Eric Pearl: Pero pueden intentarlo al menos. No quiero decir que no haya que ir al médico. Pero mi postura es que no podemos enmascarar los síntomas con medicaciones que inhiben las capacidades propias de la persona para sanar. Hay que activar primero la energía de la sanación y luego, si nada más ha funcionado, volcarse por otras modalidades más invasivas como la medicación, la cirugía o cualquier otro procedimiento médico. ¿Cuánto tiempo esperar? Cada uno sabe, se trata de estar atento y observar. Otra situación en la que el sistema médico es el más apropiado es en un accidente. En ese caso corresponde llamar a una ambulancia con su equipo médico de primeros auxilios y, sólo después que el paciente está estabilizado podemos hablar de otras formas alternativas de curación.

Pregunta: Tiene sentido. Aunque personalmente, no me creo capaz de aguantar que alguno de mis hijos pase una semana entera con fiebre sin darles un antifebril.   

Eric Pearl: Te voy a invitar al seminario de sanación reconectiva para que participes y veas la realidad de lo que ocurre con las sesiones de sanación, vas a poder adquirir estas capacidades y contar tu experiencia.

Pregunta: ¿En qué consiste el seminario?

Eric Pearl: En el encuentro del primer día contamos la historia de la reconexión y enseñamos determinados ejercicios que permiten a la gente de la audiencia sentir las frecuencias de luz e información en sus manos. En las dos jornadas siguientes se aprenden las prácticas de sanación reconectiva sobre camillas de masajes en las que trabajan conjuntamente grupos de dos o tres personas; una de ellas adopta el lugar del paciente y las otras el de practicante. Yo camino entre las camillas junto con el staff de profesores asistentes para enseñar cómo obtener esa primera sensación que conduce a la vibración, les enseñamos a observar a la persona que está recostada en la camilla y qué registros corporales ocurren como consecuencia de la activación de las frecuencias. Estos registros pueden ser REM (movimientos rápidos oculares), movimientos musculares involuntarios, hasta llanto o risas. Los practicantes aprenden a registrar sus propias sensaciones y a observar qué es los que están sintiendo. A medida que continúan y que observan, entran en un estado que llamamos “de conocimiento”, se dan cuenta de que algo está ocurriendo, y cuanto más saben más ven y cuanto más ven más saben. Y así es como la maestría de cada uno comienza a desarrollarse.

Pregunta: Parece muy sencillo.

Eric Pearl: Es que lo es. Y lo bueno es que al final del fin de semana, porque aclaro que esto se aprende en un solo fin de semana, no en diez años, ni en tres años, estarás  capacitada para facilitar cualquier nivel de sanación al igual que yo, a cualquier ser humano en este planeta. Esta experiencia te permite ubicarte en la plenitud de lo que sos y activar al sanador que hay en vos.

 

El seminario: cómo lo viví

El 19 de noviembre era mi cumpleaños por lo que dudé de aceptar la invitación, pero finalmente me decidí a tomarla como un “regalo”, así que después de apagar las velitas con mi familia me fui a “celebrarlo” anónimamente con más de doscientos desconocidos, evidentemente, en busca de algo que no sabía muy bien qué era. ¿Realmente necesitaba plantar a mi familia? ¿Acaso no tenía ya suficiente data para escribir la nota? Pensé esto durante toda la presentación del primer día, mientras asistía a ese show perfectamente sincronizado y con absoluto manejo del escenario que ofrecían el doctor y su equipo. Hasta que en un momento Pearl mostró in situ varias sanaciones entre los miembros del público. Personas que hasta ese día no podían elevar sus brazos por distintas causas, desde enfermedades hasta antiguos accidentes, notaron con sorpresa que después de un pequeño intercambio de palabras con Eric podían hacerlo ¡perfectamente! “Esto es groso”, pensé, “¿estará armado?”. En los dos días siguientes empezamos con las prácticas y en los momentos de almuerzo y descanso pude charlar con gente de Chile, de Córdoba, de la provincia de Buenos Aires, la mayoría con un conocimiento previo de la Reconexión, y entrar en ese estado de confraternidad que da el estar compartiendo un aprendizaje. Todos relataban experiencias muy conmovedoras, sobre todo relacionadas con la sensación de amor por la vida.

Cuando me tocó hacer las sesiones prácticas me sorprendió notar cómo mi “paciente” se movía descontroladamente y reía tentadísima sin poder parar. ¿Le estaría haciendo bien? Una de las practitioners asistentes, al notar mi cara de consternación se acercó y me dijo que estaba todo en orden, que me quedase tranquila. Cuando me tocó adoptar el rol de paciente, no registré nada especial, apenas una relajación profunda y placentera, aunque si lo pienso bien, con la cantidad luces y de gente que había caminando mi alrededor, sólo eso ya podría considerarse un milagro.

Pero la verdadera pregunta quizá sea: ¿Me convertí en sanadora al concluir el fin de semana, como Pearl me había prometido? No creo. En verdad no me animé, como nos alentaron a hacerlo, a practicar con mi familia y amigos. Lo que sí hice fue comentar a mis amigas mi extraña vivencia. Un mes después, una de ellas, ejecutiva de una multinacional, a quien sus frecuentes niveles de estrés laboral le provocan unas jaquecas terribles, me contó al pasar, mientras comíamos en Morelia, que “el otro día me acordé de vos; me dolía la cabeza y me puse a respirar, intenté relajarme y pensar que yo podía sentirme mejor sin tomar un analgésico… ¡y lo conseguí!”. Luz e información. ¿Así de simple?

Cómo se hace

La consulta de sanación reconectiva transcurre en un ambiente totalmente despojado de objetos alusivos a ningún tipo de misticismo. En el consultorio no hay imágenes de santos ni de gurúes, no se encienden sahumerios, ni música relajante, y, ¡atenti!, no hace falta prescindir de reloj, celular ni ipod, porque no producen ningún tipo de interferencia energética. El paciente se acuesta en la camilla de masajes, cierra sus ojos y el practicante coloca sus manos a una distancia en la que pueda sentirse capaz de registrar algún tipo de sensación. Durante unos 20 minutos o media hora “jugará” con sus manos, moviéndolas o no en distintos sentidos, en un estado de observación que es el que se necesita para permitir que las frecuencias de luz e información se sintonicen con ese paciente y facilitarle la entrada a su estado de sanación. Pearl llama  a este procedimiento una ecuación de tres: el paciente, el sanador, y Dios/Energía/Universo/Luz/Fuente/Amor.

Más info:

El libro: La Reconexión, Sana a otros; sánate a ti mismo, 2011, Ed. Obelisco.

La web: www.thereconnection.com o en castellano: www.the-reconnection.es

Videos en Youtube: tráiler de The Living Matrix, (La matriz de la vida), un documental sobre las nuevas ciencias de la sanación y el futuro de la medicina con explicaciones de más de 10 reconocidos nombres del campo alternativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Beit Jabad Caballito

Judaísmo y jasidut en el centro geográfico de Buenos Aires

One More Night

You know I'd rather walk alone, than play a supporting role If I can't get the starring role.

Queco2001's Blog

Just another WordPress.com site

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Rutina Cortada a Cuchillo

Nos salteamos los lunes...

blogsblogs15

En este blog voy a decir de todo, nada en concreto. Me podeis preguntar lo que querais y para mas información preuntarme por mi cuenta de google: blogsblogs15@gmail.com

Vertigo

"You shouldn't keep souvenirs of a killing. You shouldn't have been that sentimental"

Apócrifa

Entrevistas literarias

Planeta on Tour

Amantes del arte de viajar

PASHMINA ERRANTE

Relatos de viajes, vida y aventuras

DIARIO NO TAN ÍNTIMO

Escritura, catarsis, reflexiones. La vida vuelta ficción.

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

⚡️La Audacia de Aquiles⚡️

"El Mundo Visible es Sólo un Pretexto" / "The Visible World is Just a Pretext".-

Revista Literariedad

Desde Pereira, Colombia

Bahía César

El sitio web de César Dergarabedian

Historia Clínica Electrónica y sus aledaños.

Historia Clínica Electrónica : ideas, notas, reflexiones, experiencias desde la tecnología por Juan Nieto.

bibliotecadealejandriaargentina

ver, leer,sorprender,imaginar e investigar libremente

Wakeappssalud

Lo nuevo, lo no tan nuevo, lo que me preocupa y lo que me gustaría saber sobre e-health.

El Noticiero de Alvarez Galloso

Noticias Deportivas, Culturales, y de la Farandula Copyright.com Registration #HOPP-OMV3-KHKL-7WU2

La escuela, mis tres hijos y yo

Violencia simbólica y de la otra

Javier Trejo

Para mis amigos, mi comunidad y los amantes de la literatura

Planeta Estambul

La mejor guía de la ciudad de Estambul

Ariel Urquiza

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

el umbral de la mirada

historias a la sombra de las palabras, imagenes como sueños

10 DE CORAZONES

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Duelista de palabras

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Normalón

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: