Maxi me dejó

1 Mar

maximedejo

Diario personal

11 de enero.

Viernes. Hoy no laburo. Como están las cosas no sé si eso está bueno o si es una cagada. Cuando trabajo me distraigo. Se me pasan las horas. Me olvido del dolor.


Luqui es el único que logra que sonría. Se lo dije, ayer, mientras lo abrazaba muy fuerte. Ese chiquito es un bombón morfable. Se pone tan contento cuando me ve. ¡Nati! Vocifera y viene corriendo a mis brazos. Siempre es así. Es nuestro ritual desde hace tres meses cuando empecé a cuidarlo. Lo veo de lunes a jueves. En época de clases iba a buscarlo a las 12 al jardín y ahora, en vacaciones, llego a su casa y jugamos o lo llevo a la colonia.

Es un laburo piola, de pocas horas que me permite estudiar para la facu y adquirir experiencia profesional antes de recibirme y, al mismo tiempo, aprender con la supervisión de la psicopedagoga que lo atiende. Por eso, y además, porque sé todo lo que él y su familia se apoyan en mí, no quiero poner en riesgo esta oportunidad. Sé que no tengo que trasladar mis problemas personales al trabajo.

Pero el lunes me venció la tristeza. No tuve fuerzas para presentarme, entonces llamé y metí un bolazo acerca de que estaba con vómitos, que iba a ir al médico. La mamá se dio cuenta de que no era exactamente así pero me bancó, me dijo que me pusiera bien, que no me olvide que soy muy importante para ellos, que me quieren mucho. Si hasta me llamó el papá. ¿Qué imagen lamentable estaré dando? O tal vez, simplemente, sean gente afectuosa. Y, en estos momentos, lo agradezco.

El domingo finalmente Maxi se sinceró y me lo dijo de una vez: la relación entre nosotros estaba terminada. Si bien me venía planteando sus dudas desde fin de año, con lo que consiguió que 2013 empezara para la mierda, yo todavía seguía esperanzada. Me había pedido un tiempo. Para pensar, necesitaba estar solo, había dicho. Le creí. Consideré su postura razonable, como un impasse necesario después de cinco años de relación. Una crisis de crecimiento en la pareja.  Estaba segura de que pronto se daría cuenta de todo lo que me ama y de que no puede vivir sin mí. Ni yo sin él. Si somos uno, pensé. Su cuerpo, el mío, nuestras pieles, sueños, almas, están fusionados en forma irreversible, como lo hace el agua con la tierra, el café con la leche, la pintura con la pared. Ahora me doy cuenta de que sólo yo  sentía así. Maxi siempre siguió siendo él mismo. Un ser único e indivisible. Nunca se entregó a mí por completo, si no, no podría haberme dejado del modo en que lo hizo.

Cuando me lo dijo sentí un dolor fuerte en el  pecho. Después pasé mal todo ese fin de semana largo que fue el año nuevo. Fueron cuatro días interminables, en los que en cada minuto que pasaba, sentía que mi cuerpo se iba desintegrando. Creo que me volví un fantasma. Sin hablar, comer,  tomar un vaso de agua, ni poder parar de llorar. El no me llamó y yo resistí las ganas de buscarlo. Pese a mi angustia, me propuse respetar sus tiempos. Estaba segura de que íbamos a volver. A estar juntos para siempre. Ese era nuestro destino, un compromiso asumido desde el mismo día en que nos conocimos, con veinte años yo y veintitrés, él.

¿Cómo puede ser que logre imaginarse el mundo sin mí?  Haberme arrancado de su corazón, así, de una.

Me tiró a la basura como a un juguete viejo. Ya no me necesita.

Siento ¡bronca! Me abrió los ojos Ezequiel. Ayer hablé con mi hermano, que vive en Chile y es lo más. Tiene un talento natural  para la vida que lo convirtió en la persona en la que más confío. Me dijo que no podía dejarme vencer. Qué él no lo merece, que actuó como el culo, sin consideración, que es un pendejo, que tuvo cero cuidados y que, en algún momento, cuando sea tarde,  se va a dar cuenta de que no me supo valorar.

En fin. Sus palabras me habilitaron para soltar la angustia. Ahora ya no siento lástima por mí. En cambio, tengo ganas de pegarle y gritarle. Por suerte tengo a mano un almohadón. Malo, malo, malo. Terrible hijo de puta, te odio, cómo pudiste hacerme esto. Destruiste un inmenso amor sin la mínima piedad. Lo nuestro nunca significó nada para vos.

Me están cayendo algunas fichas. Ya me había extrañado, en marzo, cuando te fuiste a vivir solo, que no me hubieses pedido que me mudase también. Pero te justifiqué. Pensé que necesitabas hacer tu experiencia. Además, estuve, durante todo el año, estudiando a full. Metí seis materias y eso no hubiera sido posible si hubiese puesto las energías en una convivencia. Con mis bombachas en un cajón de tu placard y mi cepillo de dientes en el baño pensé que bastaba. Que había quedado  sellada nuestra unión para siempre. ¿Acaso, no lo pasábamos genial los fines de semana? Yo esperaba tanto los viernes para hacer mi mochila y fugarme hacia tu cobijo. Tus ojos se  iluminaban al verme llegar y tu sonrisa de bienvenida me abría las puertas a otra dimensión. A un mundo solamente nuestro. Eso fue durante los primeros meses, últimamente no tanto, era la rutina, pensaba yo, algo normal, no me parecía una señal de alerta; pero lo era y no supe prestarle atención.

Hoy es viernes. Mientras escribo esto pienso que antes, no hace tanto, a esta hora estaría probándome alguna tanguita nueva frente al espejo para sorprenderte, eligiendo un vestido para lucirlo frente a vos e imaginando cómo, al vérmelo puesto, acariciarías mi cintura, me darías la mano y me harías girar como una bailarina de cajita musical para finalizar la pirueta en tu pecho mientras me dirías con tu voz serena que soy hermosa.

¿Y vos qué hacés mientras no estás conmigo?  Ahora que no me llamás para preguntarme a qué hora llego o dónde estoy, ni pasás a buscarme. Lloro otra vez. Me angustio ante la inminencia del fin de semana. Los sábados y los domingos sin vos son eternos. No quiero que lleguen.

Tal vez hoy no me sienta así. Ya estoy mejor. El enojo puede ser terapéutico. Creo que voy a poder sobrellevar estos días libres mejor que los anteriores.

Empecé a tomar Flores de Bach. Me las dio mi tía, después de hacerme varias preguntas. La mamá de Lucas me dijo que ella también creía en el poder de los remedios vibracionales. Me prestó el libro, lo tenía en su biblioteca y me dijo que leyera qué efecto tiene cada sustancia porque eso también me iba a ayudar a comprender mis sentimientos tan confusos de estos momentos. La fórmula indicada para mí contiene Willow , que disipa el rencor, Rescue Remedy, que ayuda a salir rápidamente de la crisis, Star of Betlehem para superar la pérdida y Walnut que es el remedio para salir de la zona de influencia de otras personas sobre uno. Por eso, siempre se lo da en las separaciones. Vamos a ver qué pasa. No creo ciegamente en las terapias alternativas, pero como dicen que son inocuas, no pierdo nada con probar. Las prefiero a los Alplax que me dio mi vieja durante los primeros días para que dejase de llorar y temblar. Soy joven para empezar a empastillarme.

También me recomendó una amiga que lea Comer rezar amar. No me copa demasiado la autoayuda, pero estoy dispuesta a recurrir a lo que sea necesario con tal de levantarme y salir de esta pesadilla. Ayer volví a terapia. Una hora de viaje, dos colectivos y un calor sofocante me tuve que bancar para ir de Villa Pueyrredó a Palermo. Ah, y una llegada tarde al laburo. Pero sé que Susana me va a ayudar.  Me va a poner en eje. Quiero estar mejor y sé que voy a lograrlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Beit Jabad Caballito

Judaísmo y jasidut en el centro geográfico de Buenos Aires

One More Night

You know I'd rather walk alone, than play a supporting role If I can't get the starring role.

Queco2001's Blog

Just another WordPress.com site

libreporqueleo

Un rincón para ser libres por un instante.

Rutina Cortada a Cuchillo

Nos salteamos los lunes...

blogsblogs15

En este blog voy a decir de todo, nada en concreto. Me podeis preguntar lo que querais y para mas información preuntarme por mi cuenta de google: blogsblogs15@gmail.com

Vertigo

"You shouldn't keep souvenirs of a killing. You shouldn't have been that sentimental"

Apócrifa

Entrevistas literarias

Planeta on Tour

Amantes del arte de viajar

PASHMINA ERRANTE

Relatos de viajes, vida y aventuras

DIARIO NO TAN ÍNTIMO

Escritura, catarsis, reflexiones. La vida vuelta ficción.

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

⚡️La Audacia de Aquiles⚡️

"El Mundo Visible es Sólo un Pretexto" / "The Visible World is Just a Pretext".-

Revista Literariedad

Desde Pereira, Colombia

Bahía César

El sitio web de César Dergarabedian

Historia Clínica Electrónica y sus aledaños.

Historia Clínica Electrónica : ideas, notas, reflexiones, experiencias desde la tecnología por Juan Nieto.

bibliotecadealejandriaargentina

ver, leer,sorprender,imaginar e investigar libremente

Wakeappssalud

Lo nuevo, lo no tan nuevo, lo que me preocupa y lo que me gustaría saber sobre e-health.

El Noticiero de Alvarez Galloso

Noticias Deportivas, Culturales, y de la Farandula Copyright.com Registration #HOPP-OMV3-KHKL-7WU2

La escuela, mis tres hijos y yo

Violencia simbólica y de la otra

Javier Trejo

Para mis amigos, mi comunidad y los amantes de la literatura

Planeta Estambul

La mejor guía de la ciudad de Estambul

Ariel Urquiza

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

el umbral de la mirada

historias a la sombra de las palabras, imagenes como sueños

10 DE CORAZONES

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Duelista de palabras

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

Normalón

Como me sale. Sencillamente o con rodeos. Inspirada. Transpirada. Después de escribir y rescribir, cambiar, copypastear y corregir sin cansarme. Feliz. Entusiamada. Hasta que me entiendas. Hasta que me leas. Hasta que me quieras.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: